¡Cupón bienvenida! Código: ESPECIAL5

Grinders

Comprar Grinders o picadores de hierba

Los grinders son una herramienta indispensable para el fumador de marihuana que te acompañará y facilitará la tarea en el placentero arte de liar triturando a la perfección los cogollos, todo y que hay consumidores que prefieren deshacerlos mano o con tijeras aunque éstos son la minoría.

Al fin y al cabo un grinder es una herramienta trituradora de hierbas secas y por tanto nos resultará útil para marihuana, para tabaco e incluso para especias de cocina como el orégano que si lo hemos recolectado nosotros mismos del monte puede tener mucha ramilla y resultar incómodo para comer, cosa que solucionaríamos con unas vueltas de grinder.

Dentro de este sector de la parafernalia cannábica podemos encontrar diferentes tipos fabricados con materiales distintos y que por tanto también podremos usar de múltiples maneras.

Podremos clasificar los grinders por su forma y utilidad, por su tamaño y por el material con el que han sido elaborados, siendo los criterios más importantes el material y el tamaño.

Por su forma podremos encontrar los clásicos (con polinizador y sin polinizador), los de tarjeta y los especiales.

Por su tamaño como podréis imaginar hay un mundo de posibilidades, desde los que ocupan menos que una moneda de dos euros hasta los que no te caben en la mano.

Y clasificados por el material podremos encontrar molinillos elaborados con plástico, con metal o con madera.

Clasificación de grinders por su forma: 

En primer lugar tenemos los grinders clásicos, algunos simples de dos partes y otros un poquito más complejos de cuatro partes. La diferencia entre unos y otros es que los de 4 partes tienen un polinizador (la mayoría) y los de 2 partes no.

El polinizador es una malla metálica con agujeros muy pequeños (colador) sobre la que cae la yerba después de ser triturada, de forma que todo el tricoma que cae queda guardado en un depósito bajo la malla para que cuando tengas suficiente puedas prensarlo y hacer hachis.

Otro tipo de picadores son los de tarjeta, estos implican algo más de trabajo a la hora de deshacer la yerba pero cuentan con la gran ventaja de que son muy cómodos y fáciles de transportar, pudiendo llevarlos en la cartera como una tarjeta de crédito más.

Por último podemos encontrar los grinders especiales, algún ejemplo son los que tienen forma de embudo para rellenar conos, los que tienen ventana en el depósito para poder sacar la yerba sin desenroscar las tapas o los que podemos hacer girar con una palanca/molinillo.

También encontraréis en nuestro catálogo picadores de yerba eléctricos (que también podríamos considerar especiales) que serán muy prácticos y cómodos ya que requieren un esfuerzo mínimo casi nulo, solo habrá que meter la yerba en el depósito, apretar el botón y casi al instante tendremos listo el material.

Clasificación de los grinders por su tamaño: 

En este sentido podréis encontrar en nuestro catálogo grinders de tamaños muy variados cosa que influirá en la utilidad que les daremos a cada uno de ellos.

Por un lado tenemos los grinders de típicos de un diámetro medio de 5 o 6 cm que podremos llevar en el bolsillo sin ningún problema y que nos permitirán meter cantidades de yerba de hasta 2 o incluso 3 gramos.

Por otro lado disponemos de modelos súper pequeños de 2 o 3 cm de diámetro que son los reyes de la discreción para aquellos que son más cautos, éstos podremos guardarlos incluso en el bolsillo de las monedas del pantalón ya que ocupan lo mismo que una moneda de 2 euros.

Por último tenemos los picadores gigantes que pueden alcanzar diámetros de 10 cm o más, diseñados para liar grandes cacharros en los que caben muchos gramos de yerba.

Clasificación de los grinders por el material de fabricación:

En esta clasificación los primeros y más comúnmente utilizados son los de plástico, ya que funcionan muy bien y debido al material tienen un bajo precio, por tanto son las que más salen a la calle puesto que si nos lo quitan o se estropea no supondrá una gran pérdida.

Los de mayor calidad están fabricados con metal y realmente son los que mejor funcionan ya que las púas tienen un filo mucho más tajante y duradero. Esto también hace que el precio aumente un poco pero lo compensa su larga durabilidad y la calidad de su funcionamiento.

Hay que destacar que dentro de los metálicos hay distintas calidades, desde los que están elaborados con aluminio ligero y resistente hasta los que están hechos con aleaciones más baratas y pesadas pero también muy duraderos.